La zona del silencio: El triángulo de las bermudas mexicano

Las radios no transmiten, las brújulas se vuelven locas, hay luces extrañas en la noche y la basura espacial cae, como si un halo magnético la tirara. Eso es lo que dicen que sucede en la Zona de Silencio, una zona desértica compartida por los estados de Coahuila, Chihuahua y Durango.

 

¿Qué es lo que realmente sucede en la zona del silencio?

 

El comienzo de la leyenda

 

El 2 de julio de 1970, Estados Unidos lanzó el misil de prueba Athena, programado para caer en Nuevo México. Sin embargo, el misil continuó hacia el sur y cayó en el desierto del estado mexicano de Chihuahua. El gobierno de Estados Unidos llegó rápidamente para limpiar la zona, y todos estaban asombrados por el magnetismo en la región, que había causado que el misil llegara hasta allí. Fue entonces cuando surgió la leyenda de la Zona del Silencio.

 

¿Qué es lo que ocurre en esta zona?

 

La explicación más simple: las grandes concentraciones de hierro producen un nivel extremadamente alto de magnetismo, por lo que las brújulas no funcionan. No es cierto, sin embargo, que no hay comunicación por radio; sólo hay interferencias, lo que es de esperar en un área remota. Aunque siempre hay alguien que dice oír voces extrañas en medio de la estática, por supuesto.

 

La Zona del Silencio comparte el paralelo 27 con el Triángulo de las Bermudas, las pirámides de las ciudades sagradas de Giza y el Tíbet, por lo que se hacen especulaciones….

 

 

Las leyendas más comunes sobre la zona del silencio

 

Dicen que una pareja estaba conduciendo una camioneta a través de la zona cuando una tormenta los sorprendió y el auto se atascó. Dos tipos altos con impermeables amarillos empujaron el auto y lograron sacarlo. Cuando la pareja se dio la vuelta para agradecerles, se habían ido.

 

También se ha hablado del fenómeno de los faros: dos luces que siguen a menos de 200 pies detrás de usted y desaparecen repentinamente. O prismas de plata, arbustos ardientes y tormentas de fuego, y es el lugar donde más basura espacial cae, precisamente por el magnetismo.

 

Lo que realmente se sabe a día de hoy.

 

Con una extensión de más de 342.000 hectáreas, la zona forma parte de la Reserva de la Biosfera Mapimí y tiene una importancia histórica y biológica. Cuenta con dos especies endógenas: el nopal morado y la tortuga Mapimí.

 

También aquí se han encontrado fósiles de fauna y flora marinas de 70 millones de años de antigüedad. En la era Mesozoica, este desierto era el Océano de Tethys.

 

La gente que vive alrededor de la Zona del Silencio dice que los turistas son la parte más extraña de todas: los ufólogos, los astrólogos, la gente en los fenómenos esotéricos y en el mercado de cuentos sobrenaturales.

 

Otros lugares misteriosos de México que quizás no conoces:

 

¡Compartelo!

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario