The Rock, el puesto de observación encantado en Afganistán

Seguramente poco se imaginaban los marines americanos de lo que se iban a encontrar al hacerse con este punto de vigilancia el verano pasado. Extrañas luces, voces en la noche… lo que no sé es cómo no hay guionistas preparando una nueva peli de terror con este material. Aunque es probable que ya los haya.

 

Lo llaman “La Roca”, aunque este punto de observacion no lo sea, pero lo parece. Las viejas fortificaciones que hay en uno de los flancos parecen indicar que había sido un antiguo fuerte medieval que se derrumbó y sobre el que se volvió a construir. Las gentes del lugar aseguran que el lugar data de la época de Alejandro Magno. Cuando los americanos se hicieron con el lugar, lanzaron una bomba de 900 kgs. que derruyó una parte en la que supuestamente había una cueva donde se ocultaban los talibanes.

 

Cavando una trinchera, los marines desenterraron un hueso: largo y seco, con toda la pinta de haber pertenecido a una pierna humana, y enseguida encontraron más. Los volvieron a enterrar, pero a medida que continuaban con la trinchera encontraron más cuerpos. Tres de las tumbas estaban pegadas la una a la otra y en una de ellas había un esqueleto que aún llevaba las gafas puestas. Los marines taparon el lugar y desde entonces le recomiendan a los que vienen detrás de ellos que se alejen del lugar.

 

Grupos de marines guardan el lugar en períodos de dos meses, y “La Roca” ya tiene una particular reputación: la conocen como “el punto de observación encantado”.

 

Cuando el Sargento Josh Brown de la Compañía Golf le pasó el parte a su sucesor de la Compañía Fox al realizar el relevo, le avisó de la extraña atmósfera y de los extraños fenómenos que ocurren en la zona. “La gente del lugar dice que es un lugar maldito”, dijo. “Seguramente verás luces raras por la noche”. Otros miembros de la compañía saliente dijeron haber oído extraños ruidos: “Es muy raro lo que se oye y lo que no se oye aquí”. Y así, cada compañía que pasa por el puesto va añadiendo nuevos datos a la leyenda.

 

Se dice que hay talibanes enterrados en cuevas (por ejemplo las víctimas de la bomba de los marines), y los cuerpos que se encontraron al cavar la trinchera fueron identificados como soldados soviéticos de la antigua invasión de la URSS en el lugar.

 

La historia del Caporal Jacob Lima es la más reciente de las que se explican en el lugar. Unos gritos le despertaron en la noche. Era el Caporal Zolik, un marine que después de este suceso fue transferido a otro destacamento. “Estaba gritando y me rogó que subiera al punto en el que él estaba de guardia. Cuando llegué, me dijo que estaba sentado y que oyo una voz que le susurraba al oído. Dijo que parecía que le hablaran en ruso.Me suplicó que me quedase con él hasta que su guardia acabase. Desde aquello, no le gustaba quedarse allí de guardia”.

 

Los predecesores de los marines, una unidad de Guardias Galeses también contaban extrañas historias. “Los británicos decían que veían cosas raras y que escuchaban ruidos”, comenta el Caporal Lima. “Muchos dicen que da miedo por la noche, especialmente entre media noche y las 4 de la madrugada. Se ven muchas luces a través de las gafas de visión nocturna que no tienen ninguna explicación”.

 

“Este sitio es una mierda” declara el Caporal Austin Hoyt. “Los afganos dicen que está encantado. Si clavas una pala en cualquier sitio encontrarás huesos y trozos de cerámica. Este sitio debería de salir en el National Geographic, por delante hay ventanas con pinta rara para lanzar flechas. Dicen que los rusos fueron ejecutados ahí arriba por los Mujahidines”.

 

Parece que los marines no sólo tienen que enfrentarse a los talibanes en Afganistán, pero es de esperar que en un país con el historial bélico de Afganistán sigan apareciendo muchas más historias de terror.

 

¡Compartelo!

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario