Mary King’s Close, el escalofriante callejón subterráneo de Edimburgo

Nos trasladamos a la histórica ciudad de Edimburgo, concretamente bajo el subsuelo de la ciudad vieja. El Mary King’s Close es uno de los lugares de la capital Escocesa donde más fenómenos paranormales se han detectado desde que se abrió al público para que los turistan lo visiten.

Y para hablarnos de este lugar contamos con Verónica de la Cruz de britaniaforyou.com, blog en español de viajes y cultura en el Reino Unido. ¡Vamos allá!

 

 

El Reino Unido es famoso por sus historias de fantasmas, siendo la región de Escocia la que más leyendas de terror y fenómenos paranormales acumula. ¿Será el clima frío y lluvioso? ¿Las escasas horas de luz en invierno? Lo cierto es que allí los tours de fantasmas son muy comunes.

 

Seguid leyendo y descubrid conmigo el misterio del siniestro pasadizo Mary King’s Close, un lugar que ha quedado congelado en el tiempo.

 

¿Qué es el Mary King’s Close?

 

Close significa callejón en inglés. Los closes eran muy comunes y se extendían por toda la ciudad vieja de Edimburgo en el siglo XVI. El Mary King’s Close es uno de los muchos callejones que quedaron sepultados cuando se empezó a construir la ciudad nueva, ya que debido a la falta de espacio se edificó por encima. Actualmente es el único que se conserva, originalmente medía unos 600 metros, de los cuales tan solo quedan en pie 60.

 

En su día el Mary King’s Close estaba repleto de comercios en los bajos de los altos edificios, por donde la luz era casi impenetrable. Los closes partían desde la colina ladera abajo, a través del abrupto terreno de la ciudad. En las plantas bajas solían vivir las familias más pobres, mientras que en los pisos más altos habitaban las clases más acomodadas.

 

mary-kings-close-vista02

 

En aquella época las condiciones higiénicas brillaban por su ausencia y frecuentemente los callejones que trazaban la ciudad antigua de Edimburgo eran verdaderos pastizales de fango y excrementos. De hecho, era habitual que los ciudadanos lanzaran en un cubo las heces y la orina a la calle. Cuando se disponían a ello, solían gritar «Gardyloo!» (del francés garde l’eau, que significaba «cuidado con el agua») desde la ventana para avisar a los transeúntes.

 

Creo que os podéis hacer una idea del estado en que se encontraba el Mary King’s Close, sobretodo las viviendas de las plantas bajas al final de la cuesta, por donde bajaban literalmente ríos de excrementos cuando llovía (algo muy frecuente por esas latitudes).

 

¿Quién fué Mary King?

 

Poco se sabe de la mujer que dió nombre a la calle, pero sí que debió ser lo suficientemente notable como para que el close adoptara su nombre. Sobretodo, por el hecho de ser mujer debió ser muy importante, pues en aquella época las mujeres no eran tenidas en cuenta en la sociedad.

 

Se sabe que Mary King fué comerciante de telas y que vivió en este sombrío pasaje durante el siglo XVI. Se casó con Thomas Nimmo, un importante comerciante de la ciudad. Cuando su marido falleció en 1629, se trasladó con sus cuatro hijos a una de las casas de Alexander King’s Close, que era como se llamaba el callejón antes de que misteriosamente adoptara su nombre.

 

La plaga de peste bubónica

 

En el año 1644 la plaga de la peste negra llegó a Edimburgo a través de las ratas de los barcos. Se dice que la zona cero de la epidemia se encontraba en el Mary King’s close, donde murieron cientos de personas confinadas en sus casas.

 

En aquella época los conocimientos en el campo de la medicina dejaban mucho que desear, por no decir que eran prácticamente nulos. Se creía que la peste era provocada por los malos aires o los miasmas, que son efluvios dañinos que desprenden cuerpos enfermos, materias en descomposición o aguas estancadas.

 

medico-peste-negra

 

Ignoraban por completo que la peste era en realidad provocada por la picadura de las pulgas que portaban ratas infectadas, las cuales llegaron a Escocia en barco trayendo consigo la mayor epidemia que arrasó la población Europea en la edad media.

 

Los médicos acudían a visitar a los enfermos ataviados con una llamativa máscara con un pico que se asemejaba a un siniestro pájaro. En el pico quemaban unas hierbas aromáticas que según ellos repelía el contagio de la peste. Pero lo que no sabían es que el verdadero motivo por el cual se libraron de la peste era el armazón que llevaban encima, el cual impedía que cualquier pulga les rozara.

 

La leyenda de la ciudad tapiada

 

Se cuenta que el Mary King’s Close se tapió completamente por orden de las autoridades para evitar la propagación de la epidemia de peste cuyo foco principal se encontraba en este callejón. En las múltiples viviendas de la zona perecieron cientos de personas: hombres, mujeres, ancianos y niños. Familias enteras perdieron la vida en una larga agonía.

 

Como consecuencia, el Mary King’s Close se considera maldito y en él pululan cientos de almas en pena suplicando por su vida. Existen testimonios de personas que se han sentido muy nerviosas nada más entrar en el close. Otras han sentido extrañas presencias o lamentos en mitad de una visita turística. Muchos han tenido que abandonar el Mary King’s Close antes de finalizar le recorrido.

 

Los lamentos fantasmagóricos de una niña

 

Se trata del mito de Annie, el fantasma de una niña que supuestamente habita una de las habitaciones de una de las casas del Mary King’s Close. Muchos turistas han reportado extrañas sensaciones en esa casa durante su visita como llantos, súbitas corrientes de aire frío o una sensación de inquietud sin motivo aparente.

 

Aiko Gibo, parapsicóloga muy conocida en Japón, visitó el Mary King’s Close durante un viaje a Edimburgo. Allí dentro, sintió una fuerte presencia y contactó con Annie, el fantasma de una niña que había fallecido de peste bubónica allí mismo en el siglo XVI.

 

arcon-juguetes-fantasma-annie

 

Annie se había quedado huérfana, ya que sus padres también murieron a causa de la peste en 1644. Se había quedado sola hasta que también le llegó su hora. La niña se lamentaba y lloraba porque no encontraba su muñeca preferida.

 

La médium se sintió tremendamente triste y decidió regalarle una muñeca para atenuar su sufrimiento. La colocó sobre un viejo arcón que había en la casa y le dijo a la niña que nunca más se sentiría sola. Desde entonces, los turistas depositan año tras año en el mismo arcón un juguete y a día de hoy se apilan cientos, dotando al lugar de una siniestra apariencia.

 

Visitar el Mary King’s Close

 

El Mary King’s Close se abrió al público en 2005 y se accede por la Royal Mile, que es una de las calles principales del casco antiguo de Edimburgo. La entrada cuesta alrededor de 14 libras y su itinerario se realiza en grupos acompañados por guías vestidos de época que alumbran con la luz de un candil el fantasmagórico callejón. Cada guía epresenta un personaje real de los que vivieron allí en la época mientras van explicando datos históricos, leyendas y curiosidades.

 

Durante la visita se puede recorrer el tramo de 60 metros que se conserva en buen estado, paseando por sus casas , donde hay maniquíes que representan escenas de la vida cotidiana. La calle está decorada y amueblada tal y como se encontraba en la época. Puedes consultar más información en la web oficial de The Real Mary King’s Close.

 

¿Qué os parece el Mary King’s Close? ¡Me encantaría leer vuestras impresiones en los comentarios!

 

 

¡Compartelo!

[Total:1    Promedio:5/5]

3 comentarios en “Mary King’s Close, el escalofriante callejón subterráneo de Edimburgo”

  1. Muy buena historia, se le ponen a uno los pelos de punta, si puedo iré a visitarlo

Deja un comentario