La terrorífica historia de la verdadera muñeca Annabelle

La muñeca Annabelle se hizo mundialmente famosa a raíz de la película Expediente Warren. Pero… ¿sabías que esta siniestra muñeca existe realmente?

 

La historia de la verdadera muñeca Annabelle

Annabelle llamó la atención de los famosos investigadores paranormales Ed y Lorraine Warren a principios de los setenta. Ellos mismos lo definieron como uno de los casos más inusuales de objetos poseídos que habían presenciado.

En 1970, una mujer compró para su hija una muñeca Raggedy Ann en una tienda de antigüedades. Donna, la hija en cuestión, vivía entonces con su compañera de cuarto Angie en un pequeño apartamento y se preparaba para graduarse de la universidad.

Pensando que la muñeca no era más que una muestra del cariño de su madre, colocó la muñeca en su habitación y básicamente se olvidó de ella.

A medida que pasaba el tiempo, tanto Angie como Donna empezaron a notar cosas raras. ¡La muñeca se movía sola!

Estos movimientos fueron sutiles al principio, como un pequeño cambio de posición, pero con el tiempo se hicieron más evidentes. Una vez, por ejemplo, se la encontraron de pie y apoyada en una silla con las piernas cruzadas. Y más adelante empezó incluso a moverse entre las habitaciones.

Aproximadamente un mes después, Donna comenzó a encontrar extraños mensajes escritos a lápiz. Parecían estar garabateados con la letra de un niño pequeño, en papel de pergamino.

En estos mensajes se decía «Ayúdanos» o «Ayuda a Lou».

 

¿Quién era Annabelle realmente?

Donna llegó a casa una noche y vio que la muñeca se había movido una vez más.

Solo que esta vez sintió que algo iba mal. Una presencia amenazadora parecía emanar de la muñeca y eso le hizo examinarla más detalladamente.

¡La muñeca tenía sangre! O al menos lo parecía. Una sustancia roja apareció en el dorso de sus manos y en su pecho.

Asustada y desesperada por obtener ayuda, Donna decidió que era hora de buscar un experto.

Contrató a un médium que realizó una sesión de espiritismo y descubrieron que un espíritu se había metido dentro de la muñeca.

Se llamaba Annabelle Higgins y, al parecer, sólo era una niña de siete años que murió tiempo atrás allí, antes de que se construyese el edificio de apartamentos. Llevaba mucho tiempo vagando sin saber qué hacer hasta que vio la muñeca y decidió “vivir” dentro de ella.

A Donna le dio pena el espíritu y decidió dejar que se quedase en la muñeca y en la casa.

 

“Ayuda a Lou”

A Lou, un amigo de Donna, no le gustaba en absoluto la muñeca Annabelle. Decía que era siniestra y que algo muy raro estaba pasando. Había intentado avisar a Donna y Angie en muchas ocasiones del peligro de quedarse con ella, pero no le hicieron caso.

La historia que posteriormente contó a los Warren es esta:

Lou se despertó una noche de una pesadilla sueño pero no podía moverse. Miró alrededor de la habitación, pero no vio nada fuera de lo común hasta que al dirigir la mirada hacia sus pies la vio.

La muñeca Annabelle comenzó a deslizarse lentamente por su pierna, llegó hasta su pecho y se detuvo. Entonces comenzó a estrangularlo hasta que perdió el conocimiento.

A la mañana siguiente, Lou se despertó como si nada, pero sabía que aquello no había sido un sueño.

Unos días después, estaba en la casa con Angie leyendo tranquilamente cuando oyeron unos ruidos extraños provenientes de la habitación de Donna. Temieron que un ladrón hubiese entrado por la ventana, así que Lou fue a ver qué pasaba.

Al entrar en la habitación encendió la luz y vio que no había nadie. Sólo Annabelle estaba tirada en el suelo, cerca de la ventana. Lou recorrió la habitación pero no vio nada raro, hasta que sintió una presencia a su espalda.

Se giró y no vio a nadie, pero de pronto sintió unos cortes en el pecho. Su camisa estaba manchada de sangre y al abrírsela vio lo que parecían ser siete marcas de garras distintas, tres verticales y cuatro horizontales.

 

verdadera muñeca annabelle

 

La aparición de los Warren

Después de aquello, dejaron de pensar que la muñeca Annabelle contenía un espíritu bueno y Donna contactó con un cura. Este, tras examinar el caso, decidió avisar a los investigadores paranormales Ed y Lorrain Warren.

Estos les explicaron que los espíritus no pueden poseer objetos inanimados, así que se enfrentaban en realidad a un ente demoníaco. Los demonios manipulan las cosas para llamar la atención, pero lo que buscan realmente es poseer personas para poder utilizar sus cuerpos.

Los Warren llevaron a cabo un exorcismo con el fin de liberar a la casa y la muñeca de la influencia de este ser maligno. Pero la verdad es que no estaban seguros de haber liberado por completo a la muñeca Annabelle del control del demonio, así que decidieron llevársela consigo.

 

Por cierto...

Si quieres ver más películas de terror inspiradas en hechos reales como esta echale un vistazo al enlace anterior.

 

Visitar a la verdadera muñeca Annabelle

Si tienes curiosidad por ver a la muñeca Annabelle real, puedes hacerlo en el museo de ocultismo de los Warren, en Connecticut (USA).

Annabelle es una de sus piezas estrella y muchos visitantes afirman haberla oído emitir extraños sonidos e, incluso, moverse.

¿Te atreverías a enfrentarte a ella?

 

¡Compartelo!

[Total:1    Promedio:5/5]

Dejanos un comentario