Aokigahara, el bosque de los suicidios en Japón

En Japón hay un paraje al que llaman el bosque de los suicidios porque es el segundo lugar del mundo, por detrás del Golden Gate de San Francisco, donde más gente decide quitarse la vida.

Su nombre real es Aokigahara y está a los pies del monte Fuji.

Su popularidad es tan grande entre los suicidas que la policía ha tenido que poner señales incitándoles a pensar en sus familiares y seres queridos. También se incluyen los datos de contacto de diferentes asociaciones para personas con depresión.

Estos carteles dicen cosas como: “Tu vida es un precioso regalo de tus padres. Por favor, piensa en tus padres, hermanos e hijos. No te lo guardes. Cuenta tus problemas”.

Por desgracia, se pueden ver muchas pruebas que demuestran que estos letreros no consiguen disuadir a los suicidas. Zapatos perdidos y otras posesiones se ven entre las raíces o colgando de las ramas, y notas sombrías están clavadas en los troncos.

Aunque algunos también se muestran vacilantes, atando cintas o cuerdas a los árboles según se adentran en el bosque para asegurarse de poder encontrar el camino de regreso en caso de que cambien de opinión.

Cada año, los voluntarios que limpian Aokigahara encuentran decenas de cadáveres, pero muchos se pierden para siempre en las zonas más densas.

Las autoridades japonesas ya no publican el número exacto de suicidios que se cometen, para evitar que el lugar sea aún más popular. Pero se sabe que, en 2003, por ejemplo, se descubrieron allí 105 cuerpos.

 

¿Cómo es el Bosque de los Suicidios?

El follaje en Aokigahara es tan denso, con árboles altos y torcidos, que no se llega a ver el cielo. La luz del sol apenas atraviesa las ramas y es muy fácil perderse en la espesura.

Por ello, las autoridades advierten a los excursionistas que no se desvíen de los caminos señalados, si no quieren acabar haciendo compañía a los espíritus de los suicidas.

El viento tampoco puede atravesar el bosque por lo que la atmósfera es muy silenciosa.

Para aumentar más su leyenda negra, no hay animales en Aokigahara. Su espesura les hace imposible moverse bien y tampoco hay gran cosa para comer. Ni siquiera hay pájaros en las ramas de los árboles.

el bosque de los suicidios

 

¿A qué debe su popularidad Aokigahara?

Se sabe que en tiempos antiguos los japoneses abandonaban en el bosque a personas mayores para dejarles morir. Se hacía en épocas de hambruna o sequía, lo cual no me parece que lo haga más justificable.

Pero la actual epidemia de suicidios en la zona tiene un origen muy concreto.

En 1960 el autor Seicho Matsumoto escribió Kuroi Kaiju, una novela que terminaba con dos amantes suicidándose en Aokigahara. A partir de entonces la tasa de suicidios subió, y más aún después de que en 1993 Wataru Tsurumui publicase su controvertido “El completo manual del suicida” donde definía este bosque como el perfecto lugar para morir.

 

La escalofriante costumbre en el Bosque de los Suicidios.

Cuando los trabajadores del bosque encuentran un cuerpo, tienen que llevarlo a la estación de policía más cercana donde lo dejan en una habitación especial para los suicidas.

Entonces se juegan al jan-ken-pon (piedra, papel o tijera) quién se quedará a dormir en esa habitación con el muerto.

Aunque os pueda parecer una locura, para ellos forma parte del ritual para dar descanso al suicida. Al parecer, los que se quitan la vida voluntariamente no son capaces de reunirse con los espíritus de sus antepasados. Por eso, alguien debe acompañarles para que no se queden solos y se enfaden.

Los espíritus a los que no se les rinde esta muestra de respeto, se convierten en yurei. Estos fantasmas del folclore japonés tienen forma de pálidas mujeres de pelo negro y largas túnicas blancas.

Muchos de estos fantasmas vagan actualmente por el bosque de los suicidas, y no son extrañas las historias de excursionistas que afirman haberlos visto u oído.

 

Visitar Aokigahara

Si aún sabiendo esto quieres visitar el bosque, deberás conducir unas dos horas hacia el suroeste desde Tokyo. También puedes coger el tren de Fujikyu hasta Kawaguchiko y ahí un pequeño bus.

¡Compartelo!

[Total:2    Promedio:5/5]

Dejanos un comentario