Un terrorífico caso de Poltergeist violento

     Mes de noviembre de 2001, cuatro muchachas de el Aljarafe sevillano deciden pasar la tarde practicando la ouija en casa de una de ellas, María Luisa R. Una presunta entidad (poltergeist) contactó a través del tablero con las muchachas y advierte que una de las presentes moriría en los días siguientes. Las jóvenes se lo toman a broma y se marcharon a sus respectivas casas. Dos días después, María Luisa R., de 15 años de edad, fallecía repentinamente.

Un terrorífico caso de Poltergeist violento

Un terrorífico caso de Polstergeist violento     Parece una película del mejor cine de terror, pero no, se trata de un caso real y documentado sucedido en Sevilla.

     A raíz de la muerte en extrañas circunstancias de María Luisa, comenzarían a suceder en el domicilio familiar de la joven toda clase de fenómenos paranormales. El primer hecho anómalo tuvo lugar una noche, cuando escucharon unos golpes secos y repetitivos procedentes de la habitación de la fallecida. Lo más sorprendente es que al traspasar el umbral de la puerta pudieron contemplar atónitos cómo las muñecas de María Luisa volaban por los aires, a la vez que la luz se encendía y se apagaba repetidamente.

     En las jornadas siguientes, los habitantes de la casa serían testigos de más sucesos anómalos:

cuadros que se desprendían de la pared, puertas que se abrían y se cerraban, objetos que se movían de sitio, persianas que subían y bajaban… Incluso los vecinos, desconocedores de lo que realmente sucedía en la casa, protestaron por los molestos ruidos. Antonio R., el padre de la fallecida, declaró a diversos medios de comunicación, que se vio obligado a atrancar las puertas con una serie de cuñas para evitar que se batieran. «Algo de otro mundo no nos dejaba vivir », decía desconsolado Antonio.

        UnTerrorífico Polstergeist Real terrorífico caso de Poltergeist violento

     Finalmente tomaron la decisión de abandonar la vivienda en el mes de febrero de 2002. Desde entonces permanece vacía, pues la madre de la adolescente muerta cree que el espíritu de su hija vaga por la casa. De vez en cuando se acerca hasta allí para encender unas velas por el alma de la joven. Carmen R., hermana de María Luisa, relató una terrible experiencia: «Serían aproximadamente las dos o tres de la mañana y yo no podía pegar ojo. De repente empezó a hacer un frío terrible, sentí pasos y la puerta de la habitación comenzó a abrirse y a cerrarse con gran violencia; la persiana también se movía. Me puse histérica, chillé todo lo que me dieron los pulmones. Mis padres no pudieron entrar hasta que la puerta dejó de moverse. Entonces fue cuando las luces se encendieron y apagaron. Estaba muy nerviosa, lloraba sin parar».

     Después de este suceso, Antonio y su esposa tomaron la decisión de abandonar la casa para siempre. No era la primera vez que Carmen era testigo de un suceso extraño. Días antes había observado en el pasillo «cómo se formaba de la nada una figura luminosa parecida a la silueta de mi hermana». Sin embargo, la joven se niega a reconocer que lo que vio fuese el espíritu de María Luisa, «porque ella jamás nos haría daño».

     En fechas recientes una llamada a un reconocido medio alertaba sobre nuevos fenómenos en el inmueble deshabitado. Una vez allí, comprobaron, con sorpresa, que las baterías de los equipos se descargaban sin causa aparente. Incluso un  agente de las Fuerzas de Seguridad del Estado, confesaba que durante una de sus vistas a la casa había sido testigo de diversos fenómenos: ruidos, golpes, sombras, luces misteriosas

 

Un terrorífico caso de Poltergeist violento

2 thoughts on “Un terrorífico caso de Poltergeist violento

  1. Bien terrorífico esto, recuerdo muy bien ese caso porque lo pasaron en noticieros, que bien que reabrieron este sitio, espero se pongan al día con sus seguidores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *