El terrorífico caso de los pies cortados en Canadá

     Es 19 de Noviembre en una playa tranquila de Canadá, los bañistas están tomando el sol, de repente uno de ellos grita de terror, ha encontrado en la arena una zapatilla y un pie cortado en su interior. Podría tratarse de la secuencia de una película de crímenes al estilo Seven, pero no, es real y lo que es más terrorífico es que este no es el único pie cortado que se han encontrado en las playas de Canadá.

El terrorífico caso de los pies cortados en Canadá

     Desde agosto de 2007 han encontrado siete pies en la costa oeste de Canadá, el último hace apenas quince días en las cercanías de Vancouver. Una octava extremidad ha arribado un poco más abajo, ya en costas estadounidenses. Ocho pies, ocho botellas sin mayor mensaje que el inaudito hecho de calzar en todos los casos una zapatilla deportiva.

El terrorífico caso de los pies cortados en Canadá

     Dos personas que caminaban por una playa de Vancouver han sido las descubridoras del nuevo pie. Entre agosto de 2007 y el verano de 2008, los habitantes de la Columbia Británica degustaron el amargo sabor del desasosiego. Las seis extremidades sueltas encontradas en once meses no parecían anunciar nada bueno. La policía ha insistido desde entonces, y ha vuelto a insistir con el reciente hallazgo, que los pies no estaban seccionados, sino que se desgajaron de forma natural.

El misterioso caso de los pies cortados en Canadá

¿Podemos creerlo? ¿pies seccionados en alta mar?, no es posible, en cualquier parte del mundo dónde abundan playas, España, México, Argentina, Venezuela, etc…¿cuantos pies a lo largo del los últimos tres años se han encontrado?, hemos investigado este dato y es revelador, no más de tres casos extraños debido a accidentes en barcos.

¿Cómo es posible que en un único país se de el caso de encontrar ocho pies mutilados de su extremidad ,pierna y tronco?.

Se sabe que de los siete pies canadienses (acerca del norteamericano hay un apagón informativo que alimenta las sospechas conspiranoicas), dos pertenecen a una mujer, es decir, a una misma persona que era una mujer, dos pertenecen a un único hombre, y los tres restantes eran extremidades de tres varones distintos. Y repetimos, siempre, siempre calzando zapatilla deportiva. ¿Curioso verdad?

Sin duda estamos ante uno de los casos más extraños que hemos conocido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *