Misteriosas mutilaciones de ganado en Colorado

Una serie de misteriosas mutilaciones de ganado han dejado completamente estupefactos tanto a rancheros como policías en el sur de Colorado.

Cuatro terneras han aparecido muertas. Sus entrañas han desaparecido. Sus lenguas han sido cortadas. Sus ubres cuidadosamente seccionadas. La piel de sus morros rebanada y desaparecida. Los ojos arrancados de sus órbitas. No se ven marcas alrededor de los cadáveres, que fueron encontrados en corrales cerrados con llave y a más de una milla de la carretera más cercana. Y lo más desconcertante es que no se ha encontrado ni una sola gota de sangre alrededor de los cuerpos y ni siquiera en la piel que rodea las heridas.

Misteriosas mutilaciones de ganado en Colorado

Mutilaciones de Ganado en Colorado

 

     Manuel Sánchez, propietario del ganado es incapaz de explicar lo sucedido: “Un león se lleva a su presa y los coyotes arrancan y se comen la carne, pero esto son cortes perfectos como si estuvieran hechos con un láser o con un bisturí. ¿Y quién se llevaría las entrañas para dejar la carne buena y tierna? No hay marcas, ni sangre… nada. No tengo ni idea, no dejan rastro.”

     Todos los rancheros que han denunciado muertes similares de ganado utilizan descripciones parecidas. Porque se han denunciado al menos 8 casos más en lo que va de año en el sur de Colorado, aunque no son los únicos casos, ni siquiera para Sánchez, que también perdió reses en 1993 y 2006; y vecinos suyos vienen denunciando extrañas mutilaciones en la zona desde 1980 hasta la actualidad.

Ya que ni rancheros ni policías sabían dar una explicación, un investigador de OVNIs de la zona, Chuck Zuckowski realizó exámenes a los cadáveres en busca de radiación, pero no pudo concluir en que se debiera a nada paranormal. Lo único de lo que parece seguro es que a los cadáveres les drenaron completamente la sangre antes de mutilarlos.

Frente a situaciones desconocidas como éstas, suelen barajarse diversas teorías tales como la aparición de criaturas como el chupacabras, alienígenas que atacan al ganado, simples gamberros con un macabro sentido del humor, o los más conspiranoicos afirmarán que se trata de extraños y secretos experimentos del ejército norteamericano.

El misterio sigue.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *