Los Fantasmas del viejo cine Fantasio

    La historia de los fantasmas que aterrorizaron a los vecinos de la calle Pagés del Corro y mantenía expectante a la ciudad de Sevilla. ¿Quién no ha oído hablar alguna vez de los fantasmas del cine Fantasio?  El cine Fantasio se alzaba en la sevillana calle de Pagés del Corro, número 100, muy cerca de la intersección con la no menos popular calle de San Jacinto en Triana.

Los Fantasmas del viejo cine Fantasio

     El cine era conocido por ser del denominado género “familiar” y con precios populares, lo que hacía que tuviera cierto éxito en unos años en los que los vídeos comunitarios y videoclubes prácticamente estaban destrozando la industria cinematográfica. En este cine, se ofrecían estrenos y preestrenos y trataba siempre de estar en vanguardia de cartelera, cosa complicada de conseguir ya que por estos años la competencia en Sevilla con cines como el Avenida 5 cines o el cine Alameda era muy enconada, pero aún así, y como ya se ha comentado, el éxito del cine estaba garantizado, también debido en parte a ser el único cine que merecía la pena ser visitado en las barriadas de Triana y Los Remedios.

Los Fantasmas del viejo cine FantasioPero el cine Fantasio no pasó a la historia precisamente por ser un cine popular y barato sino por unos acontecimientos que mantuvo a Sevilla con sus miras en él debido a unos supuestos ruidos extraños y otras cosas raras que ocurrían en un edificio sobre él (pared con pared).

Los rumores se dispararon y la noticia comenzó a correr por Sevilla afirmando que en el edificio encima del cine había fantasmas. Visto o dicho así uno se queda un poco “helado” y trata de analizar la situación, pero en Sevilla hay veces que no hay lugar para los análisis ya que los rumores aumentaban y aumentaban a medida que corrían los días y lo que al principio surgió como una noticia sobre ruidos extraños iba ya por la consumación “evidente” de la existencia de fantasmas en el edificio del Fantasio…

     El edificio donde supuestamente se daban las manifestaciones espectrales era un lugar que a simple vista parecía ciertamente tétrico. Construido en ladrillo rojizo visto, daba la impresión de estar abandonado, sobre todo daba mala impresión por tener las persianas descolgadas y tremendamente sucias, además el portal de entrada aparecía lleno de escombros lo que incrementaba esta impresión. Pero visto desde un punto de vista estructural y quitando estos dos pequeños detalles, el edificio era bastante moderno y se conservaba bastante bien, aunque a veces la primera impresión es la que permanece…

     Aunque hay que decir que al principio no se le concedió demasiada importancia a todo este tema la propia insistencia y “machaqueo” de los continuos rumores hizo que la noticia comenzara a cobrar “verosimilitud” e importancia hasta darla prácticamente por un acontecimiento real y “demostrado”.

     Mientras el edificio con sus tres plantas se hallaba impertérrito a todos estos comentarios, aunque las aceras de enfrente cada día se encontraban más ocupadas ávidas de ver “algo” que llevarse de recuerdo para sus casas y poder decir que ellos vieron a los fantasmas del cine Fantasio. Bajo el edificio abría sus puertas un bar que se beneficiaba con todos estos comentarios, ya que no eran pocos los curiosos que se acercaban a él para escuchar alguna historia o última noticia sobre los fantasmas, ¿quién si no, podría informar mejor que un “afectado” que tenía su negocio bajo el fantasmal edificio?

    Al cabo de unos meses la fama de los fantasmas se había extendido por toda Sevilla y absolutamente todos habían oído alguna vez hablar de los enigmáticos y terroríficos moradores del lugar.  El tiempo seguía pasando y los fantasmas del cine Fantasio eran ya una leyenda en Sevilla, todos daban por cierto y real el caso y nadie se atrevía a negar la certeza del suceso. Ya había sido encasillado en caso paranormal y el edificio como casa fantasma o bloque fantasma.

Se buscaron posibles respuestas para las fantasmales y molestas apariciones, se llegó a decir que:

-El lugar había sido un cementerio romano en tiempos remotos.
-En el lugar se hacían sacrificios humanos en tiempos de los romanos.
-En el lugar los romanos mataban a los pertenecientes a la por entonces secta cristiana.
-En el lugar se hacían extraños rituales a dioses paganos.
-Los visigodos mataron allí a muchas personas.
-El lugar había sido escenario de una sangrienta batalla en épocas medievales.
-Había sido un campo de batalla en tiempos de ocupación árabe.
-Había sido un cementerio árabe.
-En el lugar el rey San Fernando había matado a mucho árabes.
-El lugar fue un recinto donde la Inquisición Española asesinó a muchos inocentes acusados de herejía y brujería.
-El lugar había sido un cementerio en el siglo XIV – XV.
-En el lugar había un convento donde se asesinó a una monja.
-El lugar era un convento donde se enterraron a muchos bebés no deseados, incluso por sus inquilinos.
-El lugar fue un cementerio tras una epidemia que asoló a Sevilla en el siglo XVII.
-En el lugar se asesinaron a muchas personas del bando republicano durante la Guerra Civil Española por parte de las tropas Nacionalistas o Franquistas.
-El lugar fue comprado por una inmobiliaria de un rico empresario sevillano vinculado a un club de la ciudad y desalojó a una señora anciana que días más tarde murió del disgusto.
-El lugar fue el habitual paredón de fusilamiento durante la Guerra Civil.

Hasta aquí, una larga lista de razones que podían dar lugar al denominado caso Fantasio, hay algunas que son ciertamente curiosas. En el número 16 nos encontramos con el cainismo de Sevilla, en la que los aficionados del Sevilla F.C. echan a los perros a los del Real Betis (es curioso pero incierto). Lo que hubo en ese lugar en la Sevilla remota, se desconoce, pero todas las causas expuestas a partir de los siglos de San Fernando son ciertamente falsas e infundadas. En Sevilla la Inquisición apenas actuó, no hubo cementerios ni conventos con monjas o monjes con deslices y por supuesto la Guerra Civil en Sevilla no fue para tanto.

Cine Fantasio y sus fantasmas

    Pasó el tiempo, y el lugar seguía rodeado de las brumas del misterio, incluso se llegó a decir que el reputado Dr. Fernando Jiménez del Oso visitó el lugar para una comprobación. Se seguían dando todo tipo de comentarios y muchos casos de alucinaciones y audiciones, transcurrieron dos años (1992), y para la Exposición Universal de Sevilla la historia repentinamente y sin nadie esperarlo iba a dar un vuelco de 180º . Antes de esa fecha no habían sido pocos los vecinos del edificio que incluso se habían mudado de vivienda, víctimas del pánico y del ambiente de histerismo creado (imagínense hasta dónde había llegado la historia).

    En el año 1992, el propietario del cine Fantasio y del edificio donde se manifestaban estas entidades o seres espectrales, decidió arreglarlo para que sus hijos se marcharan a vivir allí y ocupar estos magníficos pisos en tan buen lugar ya que se habían casado recientemente, él les regalaría y arreglaría las viviendas próximas al cine. Los pisos fueron arreglados mientras que los vecinos admiraban el valor de los trabajadores al penetrar en los insondables misterios de los pisos fantasmas del Fantasio (¡Pobres hombres, no saben dónde se meten!, exclamaban).

     El popular y añorado cine Fantasio, cerró sus puertas al público en 1995 debido a una crisis financiera en la cadena que asumió en 1993 el control del mismo (que afectó también a otros cines de la ciudad). El local fue vendido, como los otros, a una cadena de supermercados. El bar también cambió de propietario.

Son muchos los que afirman que el fenómeno fue real, sobre todo aquellos que más alzaron la voz y que más protagonismo quisieron acaparar en su momento.

    Son muchos los que todavía dicen ver al fantasma de una viejecita o de una monja, pero lo cierto es que sus habitantes prefieren olvidar toda esta historia y olvidar el pánico y terror al que fueron conducidos por una historia de fantasmas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *